martes, 14 de julio de 2015

¿Quién inventó la máquina de coser?


A pesar de que en el año 1500 el italiano M. Giovanni Cavallina inventó lo que podría ser la primera máquina de coser, no fue hasta 1790 cuando Thomas Saint, un ebanista de Londres, obtuvo en Gran Bretaña la primera patente de un ingenio que hacía puntadas de cadeneta de un único hilo. Posiblemente Saint jamás llegó a construirlo, ya que presentaba importantes errores de diseño que lo hacían inviable.
Pero a partir de entonces y tras sucesivas modificaciones, la máquina de coser empezó a conocerse a nivel popular. Uno de sus grandes impulsores fue el tejedor alemán Baltasar Krems, que ideó un revolucionario aparato que realizaba de forma mecánica el punto de cadeneta (para otros fue un modesto sastre francés llamado Amplepuis, en 1830).
El prototipo de Krems permite que bajo el tejido se forme un lazo con el hilo, de manera que la siguiente puntada atraviese por su mitad. Esta operación se repite sucesivamente, accionándose a mano o con ayuda de una manivela o pedal. De todas maneras, las máquinas de coser modernas derivan de la ideada en 1846 por el norteamericano Elias Howe. Este perfeccionó el modelo primitivo incorporando una pequeña lanzadera que trabajaba en conexión con la aguja, lo que permitía a una sola costurera producir como cinco trabajando a destajo. Veinte años más tarde, el rendimiento personal se había multiplicado por doce. 
Pero fue el neoyorquino Isaac M. Singer quien dio los últimos toques a la máquina de coser: incluyó un pie con muelles que presiona la tela en la mesa de la máquina, mientras una rueda dentada hace que el tejido avance tras cada puntada. La velocidad de marcha hacia delante de la tela se modifica automáticamente dependiendo de la longitud de la puntada escogida. 


No hay comentarios: