sábado, 28 de enero de 2012

Spanair deja de volar por sus problemas financieros


La empresa no ha encontrado un socio y planea presentar el concurso de acreedores. El Ministerio de Fomento prepara un plan de recolocación para los viajeros. Habrá 22.771 afectados por las cancelaciones solo este fin de semana

Spanair ha anunciado que dejará de operar vuelos esta noche. Ha enviado un comunicado tras su consejo de administración en el que señala que "ante la falta de visibilidad financiera para los próximos meses, la compañía ha optado por cesar la operación de sus vuelos como medida de prudencia y seguridad, y tomara todas las medidas legales pertinentes". Asegura que está en contacto con las autoridades y que los viajeros afectados deben acudir a su página web o al teléfono 902 13 14 15 para saber cómo proceder. Los trabajadores de Spanair ya habían empezado a informar horas antes a los pasajeros de que no habrá más vuelos a partir de mañana y el Ministerio de Fomento ha enviado un comunicado donde da por cesada la actividad de la empresa. El cierre de operaciones de la aerolínea se ha precipitado tras la ruptura de las negociaciones con la que se perfilaba como su socia industrial, Qatar Airways, que debía insuflarle el oxígeno financiero que necesita. Y la Generalitat ha anunciado oficialmente esta tarde que no seguirá realizando aportaciones a la compañía. Se perfila un concurso de acreedores, según han señalado fuentes de la empresa.

Pese a que un portavoz de Spanair ha insinuado hace una hora que la compañía sí presentará un concurso de acreedores, en declaraciones a la prensa en el exterior del hotel donde se celebra el consejo de administración, el presidente de la aerolínea, Ferran Soriano, no lo ha confirmado ni desmentido. En un ejercicio de calculada ambigüedad, ha afirmado hace unos minutos que "no puede aclarar" este extremo "porque ahora la prioridad es garantizar la seguridad de la operación y de los pasajeros". "Las medidas legales, financieras y técnicas las tomaremos en las próximos días u horas con la misma prudencia que hasta ahora", ha zanjado. "Yo me debo al consejo", ha dicho antes de entrar de nuevo en la reunión.

Solo este fin de semana quedarán afectados (a la espera de ver las soluciones propuestas) 91 vuelos en toda España el sábado y 129 vuelos el domingo. En total, el sábado sufrirán el cese de operaciones de Spanair 8.695 personas mañana y otras 14.076 el domingo. En total, tienen que buscar alternativa a 22.771 personas. El Ministerio de Fomento ha constituido en Barcelona un comité de coordinación y seguimiento permanente, integrado por representantes del propio Ministerio (Dirección General de Aviación Civil, AENA), de la Generalitat de Cataluña, de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de las compañías aéreas que están colaborando en el reajuste de los pasajeros. La delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, está reunida con el comité directivo de las instalaciones. Tratan de trazar un plan de vuelos alternativos para los afectados.

El Ministerio de Fomento ha recordado en un comunicado que "la compañía tiene la obligación de atender a los usuarios que puedan verse perjudicados por sus actuaciones y, en concreto, de garantizar su asistencia, el reembolso del billete o transporte alternativo, la prestación de información y, en su caso, la compensación que corresponda". recuerda que los pasajeros afectados pueden reclamar a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, que coordinará las quejas.

AENA está trabajando con el Ministerio de Fomento "para garantizar que se cumplan los derechos de los ciudadanos", sea cual sea el resultado del consejo de Spanair. "Todo son planes preventivos a la espera de saber qué ocurrirá tras la reunión del consejo", dice una portavoz del Ministerio de Fomento. Sin embargo, según informa Efe, la compañía prepara ya la solicitud a Aviación Civil para suspender su actividad, aunque al parecer todavía no la ha presentado.

Spanair el pasado año registró 12,5 millones de pasajeros en todos los aeropuertos en los que opera. Solo para mañana, y según AENA, Spanair tiene programados en Barcelona-El Prat 55 operaciones y en Madrid-Barajas, 34 operaciones, entre llegadas y salidas. Fundada en 1986 e inicialmente dedicada a vuelos chárter, cerró 2010 (un año después de haber pasado su propiedad de la escandinava SAS a manos catalanas) con una facturación de 607 millones de euros y unas pérdidas de 115 millones. En 2009 había perdido otros 186 millones. La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, a través de créditos y de inversiones con empresas públicas, han salido en numerosas ocasiones a su rescate, la última vez en noviembre del pasado año. Sin embargo, la Administración pública trataba de evitar más inyecciones, por lo que insistió en colaborar en la búsqueda de un socio industrial. Una búsqueda que ha fracasado. "En un contexto de crisis económica como la actual, el Gobierno tiene que ser extraordinariamente cuidadoso con sus prioridades de gasto. La administración catalana ha participado en el proyecto teniendo en cuenta las limitaciones de la legislación europea referente a la libre competencia. Estos dos factores imposibilitan nuevas aportaciones de capital de la Generalitat", ha señalado el Gobierno catalán.

Spanair da trabajo directa o indirectamente a unas 4.000 personas (su plantilla directa en 2010, último año en el que ha entregado al Registro Mercantil sus cuentas, era de unas 2.700 personas). El año pasado fue la segunda aerolínea del aeropuerto de Barcelona-El Prat por número de pasajeros, con 4,3 millones de viajeros transportados (toda la instalación movió en 2011 34,3 millones de pasajeros). Desde Madrid transportó a 2,8 millones de personas. La competencia lleva años mostrando sus dudas sobre la viabilidad de la compañía y sobre la legalidad de las múltiples inversiones y los créditos públicos recibidos. El vicepresidente de Ryanair, en su última comparecencia, señaló que el apoyo público que recibía era ilegal, y que esperaba que estuvieran preparando "el entierro" de la empresa. El presidente de Vueling, Josep Piqué, también lleva años quejándose y hace solo unos días el presidente de Iberia, Antonio Vázquez, apuntó que el proyecto "no tenía futuro". La competencia acudió incluso a Bruselas para denunciar lo que consideran una injusticia. Incluso su propia socia, la escandinava SAS, que posee el 10,9% de las acciones, señaló en el informe que rubrica en la presentación de resultados del tercer trimestre, que se preparaban para una hipotética quiebra de Spanair.

1 comentario:

afectados spanair dijo...

Se ha creado esta web para que los afectados podamos organizarnos http://www.afectadosspanair.com